Buscar

Hoy Quiero Leer

Enciende tu imaginación: relatos, artículos, historias.

Para ti cuñado supremo, eres más listo que todos ellos. Ponte un pin.

Los  iluminados e iluminadas de la pandemia  están proliferando como cosas malas que proliferan —estoy demasiado cansado para buscar analogías—. Estos cuñados supreme anticipaban el coronavirus y sus efectos desde enero. Este artículo no va contra ellos, que nadie los podrá bajar de sus autotronos de la verdad. Va para todos vosotros —mis queridos seres pensantes—, para que podáis dar un zasca con estilo en los próximos días. Seguir leyendo “Para ti cuñado supremo, eres más listo que todos ellos. Ponte un pin.”

8 expertos que no anticiparon el coronavirus

¿Hartos y hartas de los capitanes a posteriori?, ¿De los nostradamuses que veían venir esta crisis que nos ha golpeado por todas partes? Pues bueno, cuando un iluminado/a os diga que ‘no hicieron caso, que ocultaron información, que ignoraron informes’, ahora podéis decirles que son más listos que [inserta aquí cualquier nombre de la lista siguiente]: Seguir leyendo “8 expertos que no anticiparon el coronavirus”

Las puertas que no vemos

Ahora vivo en una casa con cinco puertas. Cinco puertas todas iguales. Sí, parece una tontería pero ¿os habéis fijado alguna vez en las puertas de vuestra casa? No, no es que sea arquitecto o decorador, y tampoco voy a hablaros de cómo recolocar las puertas de vuestras casas para mejorar el feng shui. Lo siento. No va de eso. Seguir leyendo “Las puertas que no vemos”

Elecciones

Hay quienes eligen no morir en su tierra. Eligen morir en el mar, en la frontera, morir en tierras que no entienden ni conocen, morir solos, lejos, perdidos. Hay quienes eligen dejar atrás sus casas, sus vidas, sus propios padres. Hay quienes eligen no mirar atrás, quedarse en un presente que no quiere ver. Hay quienes eligen que no importa donde mueran, mientras no vengan a vivir. Si yo tuviera que elegir, elegiría morir de la vergüenza. Pero no nos engañemos. De todas estas elecciones, solo una lo es en realidad.

Estas raras flores hermosas

Si la rosa se abriese un perfil social para polinizar, cómo sería. Hermosa, roja, sin espinas. Perfecta. Una rosa de manual. La rosa que todo florista querría tener en su escaparate, esa rosa. La que ves y dices, esa rosa dice amor. No puede decir otra cosa. Esa rosa, metirosa. Que por una erre no te quedas en mentirrosa y hasta suenas bonito. Porque de eso va este juego. De sonar hermosos. Lo que hace una solitaria letra, camvia el mundo. Sí, con uve, que así se deja ver más. Porque no es lo mismo cambiar que camviar.  Seguir leyendo “Estas raras flores hermosas”

Las teclas de mi teclado

Recuerdo cuando soñábamos como flores. Un sueño por pétalo. No cayeron marchitos pero algo pasó. Algo nos arrancó de ese suelo, ¿verdad? Ese suelo que estaba y no estaba, dejándonos anclados o lanzándonos al aire a placer. Ese suelo, lo recuerdo a veces. Era como un suelo primigenio, el suelo previo al big ban. Donde todo estaba a punto de pasar. ¿Y qué pasó? Me digo, me tecleo más bien, ¿y qué pasó? Seguir leyendo “Las teclas de mi teclado”

Hoy debería estar bebiéndome el mar. El oéano entero. Hoy debería estar más cerca de la cara azul de la luna. Hoy, sí, hoy, debería haber conquistado el mismo centro de la tierra. Pero todo sigue pareciendo ayer.

Viajeros del tempo

Era un viajero del tempo. Tempo, que no tiempo. Pues no hay fe de erratas en lo que a esta ciencia se trata.Y no hay tiempo, sí, tiempo, que no tempo, para más pareados tontos, pues hacía mucho que no escribía y esto que atañe, sí, te atañe, me atañe, a todos, esto te interesa. Seguir leyendo “Viajeros del tempo”

Sonríe. El mundo se va a la mierda pero el selfie stick sigue en alto.

WordPress.com.

Subir ↑