Hay quienes eligen no morir en su tierra. Eligen morir en el mar, en la frontera, morir en tierras que no entienden ni conocen, morir solos, lejos, perdidos. Hay quienes eligen dejar atrás sus casas, sus vidas, sus propios padres. Hay quienes eligen no mirar atrás, quedarse en un presente que no quiere ver. Hay quienes eligen que no importa donde mueran, mientras no vengan a vivir. Si yo tuviera que elegir, elegiría morir de la vergüenza. Pero no nos engañemos. De todas estas elecciones, solo una lo es en realidad.

Anuncios