Buscar

Hoy Quiero Leer

Enciende tu imaginación: relatos, artículos, historias.

Etiqueta

relato

Amira

Cada mañana, lo primero que hacía Amira al salir de casa era correr calle abajo y calle arriba, por los callejones, el solar junto al supermercado, el parque malo antes del parque bueno. Todo eso hacía corriendo hasta llegar al colegio. Lo mismo hacía al salir. Y por las tardes al terminar las tareas, justo antes de la merienda.

Seguir leyendo “Amira”

Anuncios

De gatos y dioses

Cuando creo que todo está escrito ya, que todo está dicho, todo está pensado, me enciendo un cigarro y salgo al balcón. Hay un jardín allí abajo, siempre ha estado ahí también, no sabemos cómo se accede. Pero ellos sí. Los gatos que lo han convertido en su fortaleza. Cuando creo que todo está hecho, salgo a fumar y los observo un rato. Porque nadie más está viendo lo que yo, cada juego, cada gesto, cada movimiento es nuevo. Seguir leyendo “De gatos y dioses”

La hora del silencio

Lo tenía todo de mi parte. La escalera helada del metro, la hora del silencio al borde de la medianoche, la farola sobre nosotros. Él arriba del todo, a punto de bajar el primer tramo. Yo, abajo. Esperando el momento. Lo tenía todo de mi parte. El frío de fuera, el calor de dentro. La sonrisa, en mi cara, en su cara. A unos pasos. Un resbalón fortuito, mis brazos, sus brazos, y un encuentro de miradas. Solo necesitaba eso. Él bajaba, yo subía. Un aliento de hielo. Un latido asustado. Suyo o mío, quién sabe, cada vez es más difícil ser la muerte. Y sólo quedaba un maldito escalón entre los dos.

La habitación cruel

Comencé a visitar la habitación cruel desde muy pequeño. Me encerraba horas y horas, sin que nadie me viera, sin que nadie supiera. Al principio iba allí cuando me peleaba con mis hermanas, o con mis padres. Me encerraba en la habitación donde sabía que podía odiarles. Por ser mayores, por gritarme, por no entenderme, por hacerme la vida más difícil siempre. Ellos nunca escuchaban, nunca me dejaban hablar, nunca querían saber qué tenía que decir. Eran idiotas, imbéciles, tontos. Esas fueron las primeras palabras que la habitación cruel me mostró. Sus paredes se encendían bajo mis puños, con cada golpe aparecían más y más. La habitación cruel me enseñaba. Me cuidaba y me protegía. En su oscuridad y su secreto, me sentía fuerte y poderoso. Seguir leyendo “La habitación cruel”

Griselda o cómo el gato parió un relato

Pongamos por caso, que había algo pequeñito, un niño, o una niña, para el caso lo mismo da. La cosa es que estaba jugando con un ovillo de lana, sí, en un salón. Era un gato, eso, un gatito, no importa el sexo, la verdad, la cosa es que tiene sentido que sea un gato lo que juega con el ovillo. Eso sí, era pequeño, una cría. Perfecto. Pongamos por caso, que había un gatito jugando con un ovillo de lana, y estaba en un salón. No, no, no, salones hay muchos, y de muchos tipos ¿de quién era el salón? ¿y el gato? Porque indudablemente tenía que ser de alguien. Seguir leyendo “Griselda o cómo el gato parió un relato”

Morir soñando (Parte II)

Guerra. Una palabra que se basta para asustar a cualquiera. Una palabra que se entumece en la boca por no comprenderla, que eriza los pelos de la piel ante lo que arrastra consigo el maldito vocablo. Guerra. Fue lo último que dijo el arquero aquella noche reveladora. La noche que supe que todo era real, tanto como nuestros sentimientos frustrados. No éramos los elegidos para el amor sino para la guerra. Seguir leyendo “Morir soñando (Parte II)”

Morir soñando (parte I)

Preparé todo lo necesario, porque un frío bajo las pestañas me decía que si cerraba los ojos una vez más esa noche, sería la última, jamás volvería a abrirlos. Dejé cartas para mis padres y mis hermanas, una para cada uno, quería una despedida en condiciones. Dejé una lista de órdenes sobre lo que hacer con mis cosas, que donasen la ropa a los necesitados, mi colección de libros y películas para la mayor, ella comparte mi gusto por la literatura y el cine. Para la mediana mi ordenador y mi cuarto, siempre ha querido apoderarse de él y no quiero que se sienta culpable. La pequeña se llevó mi consola y mis juegos, ya no nos pelearíamos más por a quién le toca jugar o de quién es la partida guardada.

La verdad es que no tenía muchas pertenencias, para un joven que apenas tiene 17, la independencia económica aún estaba muy lejos de mi alcance. Quería dejarlo todo atado y bien atado, escondí los papeles bajo mi almohada con la esperanza de que al mover mi cadáver alguien reparase en el sobre abultado. Sé lo que parece, no, no soy un suicida, o lo era, sólo trataba de ser precavido. Después de casi un año sabía lo que iba a pasar. De hecho, ansiaba lo que iba a pasar. Escondí bien mis últimos deseos y palabras bajo la almohada y cerré los ojos, sabiendo que todo terminaría esa noche. Pensando que no podía haber mejor forma que morir soñando… Seguir leyendo “Morir soñando (parte I)”

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

Cuentos contigo

Historias, sueños y devaneos mentales para compartir

aletreo

Bitácora de Almudena López Molina

crowdfunduk

crowdfunding for social business and investors

El blog de Mae

Amando la literatura

Ratón de tu ratonera

trampa que no mata pero no libera

Revolta Productions

Cine Documental

"HABLANDO SOLA"

Mis escritos y fotografías, los de otros, y alguna que otra cosa más

Un gato mas en la ciudad

To bit or not to bit

Mundos de Leyendas

Ciencia Ficción, Fantasía y consejos para escribir

caminando...

mirando hacia adelante, buscando mi destino

LA RUA DE CARMELA

Buscando vínculos que nos unen

CÍRCULO DE ESCRITORES CINEMATOGRÁFICOS

Premio Nacional de Cinematografía

Trazos Digital

Revista Canaria de Trabajo Social

Letras & Poesía

Literatura Independiente

Las cuatro esquinas del mundo

Nadie entre sin aumentar la entropía

El blog de Guillermo Schavelzon

La edición, el libro, los escritores