No me da miedo la página en blanco, no, me asusta más el blanco de la nieve. La nieve en mis recuerdos. Jóvenes y viejos al mismo tiempo. Congelados, y vivos, en un tiempo atascado de mi memoria. Esa nieve que visito a veces, cuando más frío tengo. A esa nieve le temo. Esa nieve visito. Tratando de imitar esa sonrisa, entender esa lágrima suspendida en el hielo del tiempo. Tan pronto la veo, se va. El recuerdo, el sueño. Se va, todo. Y solo queda ese blanco. Como una página nueva donde escribir recuerdos. Y esa página, a esa página no puedo temerla.

Anuncios